Nigeria

De John Paul (Nigeria)

Queridos hermanos:

 

Estoy muy contento de poder compartir con vosotros mi experiencia durante mi visita en África del Este. Llegamos a Nairobi en la mañana del pasado 7 de noviembre y fuimos acogidos por Julius, hermano del Evangelio. Por la tarde visitamos con Bruno una de las fraternidades de las hermanitas de Jesús y a la mañana siguiente continuamos el viaje hacia Tanzania con Alain. A nuestra llegada a Arusha, fue Yesudas quien nos acogió con mucho cariño. La misma tarde visitamos el noviciado de la hermanitas de Jesús. Continuamos nuestro viaje hacia Mlangareni, con una buena acogida por parte de los hermanos.

Durante la primera semana de nuestra estancia, visité con Joji algunas familias del pueblo. La mayoría de la gente vive del cultivo de la tierra. Desgraciadamente por aquí llueve poco. Cuando la tierra está demasiado seca, algunos van a buscar el agua del río para regar sus tierras. Este sistema no es nada fácil porque la gente no siempre puede acceder. Me ha emocionado ver que los hermanos –como la gente del pueblo- no tienen otro medio para subsistir. Reconozco que siento mucho gozo de haber tener la experiencia de vivir en una fraternidad en un pueblo. Es muy diferente a lo que nosotros vivimos en la ciudad.

Por primera vez desde que estoy en la Fraternidad, he podido vivir, muy de cerca con los hermanos del Evangelio. Ha sido un tiempo muy bueno para conocernos. Hemos compartido mucho con Joji, Gustavo, Philippe y Helmenegilde y con otros hermanos de la región. Pude compartir también bastante con los novicios. Espero que también a ellos les haya gustado nuestros intercambios y mi presencia. De todo lo que he vivido aquí con los hermanos, lo que más me ha conmovido ha sido, el compartir cotidiano, el hecho de vivir con ellos. ¡Y ha sido maravilloso!

Creo que la idea de acercarnos nosotros y ellos, puede ayudarnos a crecer en el amor. Desgraciadamente, durante mi estancia me fue difícil comunicarme con la gente del pueblo a causa de la barrera que comporta la lengua. ¡Qué lástima!

Quiero dar las  “gracias” a la fraternidad general que ha hecho posible este viaje y también dar las gracias por la buena acogida que he recibido en África del Este. He apreciado todos vuestros gestos de atención y amabilidad.

“Asante sana”(Muchas gracias)