Farlete

Los hermanos empezaron su vida en Farlete, seducidos por el paisaje, su carácter austero y desértico, seducidos por esta Ermita también pobre (lo justo necesario), sintiéndose aceptados exactamente en las condiciones con las cuales se querían situar: sin poseer nada, con la intención de trabajar en los mismos trabajos que la gente del lugar, y tener una cierta tranquilidad que les permitiera disponer de ratos de formación.

En casa